Las cinco reglas para evitar úlceras por presión #UPP

Las cinco reglas para evitar úlceras por presión

Ten en cuenta estos puntos para prevenir correctamente la aparición de las úlceras por presión:

  1. Cuidado de la piel revisar, limpiar e hidratar la piel a diario.
  2. Disminuir la presión: estimular la actividad, hacer cambios posturales frecuentes y usar colchones y cojines especiales.
  3. Nutrición: aportar una dieta equilibrada, con abundantes líquidos y proteínas.
  4. Control de la incontinencia: aplicar productos para controlar la humedad y usar ropa de tejidos naturales.
  5. Apoyo sanitario: infórmese con el personal de enfermería y médico de su centro de salud, hospital o residencia.

Es importante detectar zonas rojas, rozaduras, ampollas y pérdida de la piel. Entre todos podemos prevenir la aparición de las úlceras por presión.

ALZtivista

Anuncios

Qué es la enfermedad de Alzheimer?


La demencia más frecuente es la enfermedad de Alzheimer.

Se trata de una enfermedad neurodegenerativa que se adquiere de forma progresiva provocando desintegración del comportamiento junto con la pérdida de habilidades intelectuales y funcionales llegando a ser una enfermedad completamente irreversible.

Las causas y su curación aún son desconocidas pero se sabe que la enfermedad ataca al cerebro alterando el pensamiento, la memoria y el lenguaje. Esto afecta a la habilidad de recordar, razonar y comunicarse en la persona, produciendo un grave deterioro de sus funciones cognitivas, conductuales y funcionales.

Consiste en la muerte progresiva y rápida de las células cerebrales (neuronas). La conexión de neurotransmisores entre las neuronas (denominada sinapsis) se ve interrumpida y esto impide que la información entre ellas se transmita, provocando, como se ha dicho, alteraciones cognitivas, conductuales y funcionales.

Con frecuencia es confundida con la llamada “demencia senil” pues existe todavía la errónea creencia de que estas enfermedades son una consecuencia natural del envejecimiento. Pero realmente no forman parte del envejecimiento normal, que si bien está ligada a la edad, no es exclusiva sólo de ancianos. Tampoco es contagiosa ni hereditaria, salvo en casos excepcionales no superando el 2% del total.

En la mayoría de las personas afectadas, los síntomas aparecen por primera vez demostrando claras señales de deficiencia en la memoria, el lenguaje y el comportamiento. Normalmente se da después de los 65 años de edad aunque no significa que la persona no haya adquirido anteriormente la enfermedad sino que los síntomas son difíciles de apreciar  en su fase inicial, es decir, que existen personas que antes de los 65 años pueden estar sometidas a la enfermedad sin aún saberlo.

Normalmente, en la enfermedad de Alzheimer se divide en tres fases o estadios, según la aparición de síntomas en relación a su gravedad y al grado de incapacidad que provocan. Debemos tener en cuenta que la evolución de esta enfermedad nunca es idéntica de una persona a otra.

 

¿Cómo se desarrolla?

Podemos dividir todo el proceso de la enfermedad en tres grandes estadios: uno inicial, con una sintomatología ligera o leve, en el que la persona mantiene su autonomía y precisa de una supervisión básica; un estadio intermedio, con síntomas de gravedad moderada, con dependencia de un cuidador para realizar las actividades cotidianas; y un tercer estadio grave, donde la pérdida de la funcionalidad determina una total dependencia.

La enfermedad toma su nombre del Dr. Alois Alzheimer.

En 1906, el Dr. Alois Alzheimer descubrió una serie de cambios en los tejidos del cerebro de una mujer que había muerto de una rara enfermedad mental. Sus síntomas incluían pérdida de la memoria, problemas en el lenguaje y un comportamiento impredecible.Después de morir la mujer, el Dr. Alzheimer examinó su cerebro y descubrió varias masas anormales (actualmente llamadas placas, compuestas de proteína precursoras β-amiloides, APP) y bultos retorcidos de fibras (llamados ovillos o nudos neurofibrilares compuestos de proteína tau).

Las placas y los ovillos en el cerebro son dos de las características principales de esta enfermedad. La tercera característica es la pérdida de las conexiones entre las células nerviosas (las neuronas) en el cerebro.

 

A pesar de que no se sabe aún con exactitud qué inicia el proceso de la enfermedad, sabemos que el daño al cerebro empieza unos 10-20 años antes de que algún problema sea evidente. Los ovillos empiezan a desarrollarse en la parte profunda del cerebro, en un área llamada corteza entorinal, y las placas se forman en áreas del hipocampo y lóbulo frontal. A medida que se van formando más placas y ovillos las neuronas sanas comienzan a funcionar con menor eficacia. Posteriormente pierden su habilidad para comunicarse entre ellas y finalmente mueren. Este proceso se propaga a medida que aumenta las muerte de las neuronas y las regiones afectadas comienzan a encogerse. Cuando la enfermedad se encuentra en su fase final, los daños se han extendido ampliamente y los tejidos del cerebro se han encogido considerablemente.

 

Cuáles son las etapas del Alzheimer?

¿Cuáles son las etapas del Alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer empeora con el tiempo. Los expertos han definido unas etapas para describir cómo cambian las habilidades de una persona a medida que avanza la enfermedad. Es importante recordar que las etapas son guías generales y que los síntomas varían mucho. Cada individuo es único, pero aquí se describe lo que le ocurre a la mayoría. Las siete etapas se basan en un sistema desarrollado por el doctor en medicina Barry Reisberg, director del Centro de Investigación de Demencia y Envejecimiento Silberstein de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York.

Primera etapa: Ausencia de daño cognitivo y función normal

La persona no experimenta problemas de memoria y no hay síntomas evidentes para los profesionales durante las entrevistas y revisiones médicas.

Segunda etapa: Disminución cognitiva muy leve

Los cambios que se producen en la persona a lo largo de esta etapa pueden ser cambios normales provocados por el envejecimiento o constitur las primeras señales del Alzheimer. El individuo nota ciertas lagunas de memoria, como olvidar palabras conocidas o el lugar donde se colocan objetos de uso diario. Sin embargo, estos problemas no son evidentes durante los exámenes médicos, ni tampoco resultan aparentes para los amigos, familiares o compañeros de trabajo.

Tercera etapa: Disminución cognitiva leve

La etapa temprana del Alzheimer puede ser diagnosticada en algunos individuos que presentan estos síntomas, pero no en todos. Los amigos, familiares o compañeros de trabajo comienzan a notar deficiencias. Los problemas de memoria o concentración pueden medirse por medio de una entrevista médica detallada.
Algunas dificultades comunes en la tercera etapa son:
1. Dificultad notable para encontrar la palabra o el nombre adecuado.

2. Capacidad reducida para recordar nombres al ser presentado a nuevas personas.

3. Mayor dificultad para desempeñar tareas sociales o laborales.

4. Poca retención de lo que uno lee.

5. Pérdida o extravío de objetos.

6. Menor capacidad para planificar y organizar.

Cuarta etapa: Disminución cognitiva moderada

Es la etapa leve o temprana de la enfermedad de Alzheimer. En este punto, una entrevista médica cuidadosa debería poder detectar deficiencias claras en las siguientes áreas:
1. Falta de memoria sobre acontecimientos recientes.

2. Mayor dificultad para realizar tareas complejas, tales como planificar una comida para invitados, pagar las facturas o

administrar las finanzas.

3. Olvido de la historia personal.

4. Estar de humor variable o ausente, sobre todo en situaciones

que representan un desafío social o mental.

Quinta etapa: Disminución cognitiva moderadamente severa

Es la etapa moderada o media de la enfermedad de Alzheimer. Lagunas de memoria y déficit en la función cognitiva son notablemente perceptibles y las personas empiezan a necesitar asistencia con las actividades cotidianas.
En esta etapa, los individuos que padecen de Alzheimer pueden:
1. Ser incapaces de recordar su domicilio actual, su número de teléfono o el nombre de la escuela o colegio al que asistieron.

2. Confundirse del lugar o del día de la semana en el que están.

3. Necesitar ayuda para seleccionar una vestimenta adecuada

para la época del año o para la ocasión. 

4. Por lo general, todavía recuerdan detalles significativos sobre sí mismos y sus familiares.

5. Por lo general, todavía no requieren de ayuda para alimentarse o utilizar el baño.

Sexta etapa: Disminución cognitiva severa

Los problemas de memoria siguen agravándose. Se pueden producir cambios considerables en la personalidad. Los individuos afectados por la enfermedad necesitan de mucha ayuda para desempeñar las actividades de la vida cotidiana.
En esta etapa, el individuo puede:
1. Perder conciencia de las experiencias y hechos recientes, y de su entorno.

2. Recordar su historia personal con imperfecciones, aunque por lo general recuerda su propio nombre.

3. Olvidar ocasionalmente el nombre de su pareja o de la principal persona que lo cuida, pero por lo general puede dis- tinguir las caras conocidas de las desconocidas.

4. Requerir ayuda para vestirse de forma apropiada y, cuando no es supervisado, cometer errores tales como ponerse el pijama sobre la ropa o los zapatos en el pie equivocado.

5. Sufrir alteraciones en su ciclo normal del sueño. Dormir durante el día y volverse inquieto durante la noche.

6. Requerir de ayuda para gestionar asuntos vinculados con el uso del baño (por ejemplo: tirando de la cadena, limpiándo- se o deshaciéndose del papel higiénico de forma correcta).

7. Experimentar episodios de incontinencia urinaria o fecal en aumento.

8. Experimentar cambios significativos en la personalidad y el comportamiento, incluyendo recelos y creencias falsas (por ejemplo: creer que el cuidador es un impostor) o conductas repetitivas y compulsivas, tales como retorcer las manos o romper papeles.

9. Tener una tendencia a deambular y extraviarse.

Séptima etapa: Disminución cognitiva muy severa

Es la etapa severa o tardía de la enfermedad de Alzheimer. En la última etapa de esta enfermedad, los individuos pierden la capacidad de responder a su entorno, de hablar y, eventualmente, de controlar sus movimientos. Es posible que todavía pronuncien palabras o frases. 
En esta etapa, los individuos necesitan ayuda con su cuidado personal diario, incluyendo comer y hacer sus necesidades. Pueden perder la capacidad de sonreír, sentarse sin apoyo y sostener la cabeza. Los reflejos se vuelven anormales y los músculos, rígidos. También se ve afectada la capacidad de tragar.
Fuente: Alzheimer’s Association
Para información más detallada sobre las siete etapas:

http://www.alzheimeruniversal.eu


El Alzheimer es una enfermedad cerebral progresiva en la que los depósitos de proteínas anormales se acumulan en el cerebro, causando muerte de las neuronas. 

La enfermedad es más conocida por causar pérdida de la memoria, pero también tiene otros efectos debilitantes sobre el cuerpo y puede afectar a la capacidad de las personas para moverse y comer por sí mismos. 

No hay cura para la enfermedad.

Deseas conocer más sobre la enfermedad de Alzheimer??? 

Pincha aquí : Alzheimer Universal