CUIDADO DE LOS PIES EN PERSONAS CON ALZHEIMER


CUIDADO DE LOS PIES EN PERSONAS CON ALZHEIMER

Para una persona con Alzheimer es muy importante elegir un calzado apropiado. El calzado es parte importante del vestir. Se usa para ofrecer protección y comodidad al pie.

Puede tener distintas formas (botas, botines, sandalias, zapatos de vestir, zapatillas, chanclas, con tacón alto, medio o bajo…), estar fabricado con distintos tipos de materiales, y usarse con propósitos adicionales como decorar o embellecer el pie complementando el vestido, o facilitar la practica de actividades especificas relacionadas con el trabajo o la practica de deportes.

Generalmente son personas mayores que pueden presentar problemas en los pies como uñas deformadas o encarnadas, deformidades de los dedos, juanetes, pies planos, pies cavos, callos, ampollas, espolones…, que pueden tener menor fuerza muscular, menor movilidad y mayor rigidez articular, lo que provoca disminución del rango de movimiento del pie y del tobillo.

También pueden tener dificultades en la percepción visual y táctil o para informar adecuadamente de las sensaciones de malestar, dolor o incomodidad que tienen.

Todos estos problemas se pueden incrementar cuando la persona lleva un zapato estrecho, pesado, rígido o demasiado débil y que no le brinda estabilidad al tobillo.

En estudios recientes se ha demostrado que el uso de un calzado inapropiado puede influir en el equilibrio y en el consiguiente riesgo de resbalones, tropiezos y caídas, pues no solo altera la retroalimentación somato sensorial en el pie y el tobillo, sino que también modifica las condiciones de contacto entre el pie, el zapato y el suelo.

También se incrementa el riesgo de caída en casa cuando la persona camina descalza o con calcetines, por lo que se recomienda usar zapatos en casa siempre que sea posible.

En una persona con demencia, el calzado, además de proteger el pie y complementar el vestido, debería ayudarle a caminar de forma cómoda y segura, disminuyendo la posible sobrecarga en las rodillas y aumentando la estabilidad y alineación de los tobillos y los pies.

Con un calzado apropiado se puede facilitar la estimulación de la propiocepción en miembros inferiores durante el entrenamiento del cambio de posición de sentado a de pie, en el mantenimiento de la posición de pie y durante el entrenamiento de la marcha.

CARACTERÍSTICAS QUE DEBERÍA REUNIR UN CALZADO ADECUADO:

– Debe adaptarse al estilo de vida, complexión física y características personales de quien va a usarlo.

– Debe ser ligero y flexible para evitar la fatiga.

– Hecho con materiales suaves (preferiblemente piel) que faciliten la transpiración y mantengan temperatura adecuada en los pies.

– Con mínimas costuras interiores para evitar problemas de la piel por rozaduras.

– Contrafuerte (parte trasera del zapato) reforzado, cerrado, firme y bien ajustado al talón para dar soporte, evitar la desviación del talón, lesiones de tobillo y caídas.

– Punta de los zapatos amplia para dar más espacio a los dedos.

– Mejor cerrado alto sobre el empeine para que dé buen agarre al pie.

– Mejor con cierres adhesivos tipo velcro, situados sobre el empeine. Se facilita un ajuste adecuado y que la persona pueda poner y quitar sin o con mínima ayuda.

– Preferiblemente con plantilla interior removible, de materiales blandos, que disponga de un realce interno para el arco longitudinal interno, con perforaciones bajo los dedos y la bóveda plantar para que el pie no sude.

– Suela antideslizante, de goma gruesa y blanda (acolchada), por su capacidad para absorber la fuerza del impacto del pie contra el suelo al caminar.

– Con el grosor suficiente para que no puedan penetrar objetos agudos o producirse lesiones al pisar piedras (por ejemplo, al ir paseando por la calle).

– Tacón ancho y bajo: 2-3 cm.

PARA ASEGURARSE DE QUE LE QUEDAN BIEN CONVIENE:

– Recordar que el calzado debe adaptarse a la forma del pie y no al contrario.

– Probarlos con el tipo de calcetín o media que usa habitualmente la persona, preferiblemente por la tarde.

– La talla es fundamental. Debe comprobar que está cómodo, que el talón está bien calzado, que el dedo gordo no se monta en los demás y que estos se pueden mover.

– Comprobar el largo colocando el pie hacia delante dentro del zapato. Los dedos no deben tocar la parte de arriba de la puntera.

– Probar una talla mayor o menor si le parece estrecho o ancho. Si el talón tiende a salirse al flexionar el calzado o al andar es que el zapato le queda muy suelto.

– Si se forman arrugas o puede pellizcar material en el empeine es que le queda ancho. Si se forman bultos en los laterales es que el zapato aprieta demasiado.

– Procurar que la persona camine con los zapatos puestos en ambos pies.

– Adquiera la costumbre de ofrecerle a la persona con Alzheimer calcetines sin costura para evitar abrasiones y rozaduras, y revise el interior del zapato antes de ponerlo por si hubiera algo que pudiera provocar una lesión.

RECUERDE QUE EL CALZADO DEBE SER SEGURO EN CASA Y AL AIRE LIBRE, TANTO EN VERANO COMO EN INVIERNO.

Fuente: Serdomas

Anuncios

10 CONSEJOS SIMPLES PARA MEJORAR SU MEMORIA

Hay mucha evidencia que sugiere que a mayor variedad de actividad mental, mejor está nuestra memoria a medida que envejecemos.

Aquí le damos algunos consejos que pueden ser de utilidad.

1. CAMINATA
Varios estudios muestran que la gente rinde mejor en los test de evaluación cognitiva después de una caminata. Las imágenes funcionales del cerebro muestran mayor actividad efectiva del cerebro después del ejercicio.

2. LLAME A UN AMIGO
Llame a un amigo y póngase al día de las noticias de sus conocidos. Socializar es muy importante para ejercitar su memoria. Cuando hablamos e intercambiamos novedades y opiniones con nuestros amigos estamos estimulando y comprometiendo a nuestro cerebro a trabajar.

3. COMIENCE A RECORDAR MÁS NÚMEROS DE TELÉFONO
En Lugar de usar el marcado rápido o la agenda de su celular intente marcar los números de memoria. Cuando los lea para memorizarlos trate que los número sean de tamaño grande, así es más fácil de memorizar, a su vez es más fácil recordar los números de a pares.

4. TENGA UN ANOTADOR Y LÁPIZ A MANO
Sobre todo cerca del teléfono para anotar los llamado y mensajes. Anotar las cosas es muy importante pero se debe ser esencialmente organizado, de esta manera no debernos estar buscando papeles pequeños con misteriosas escrituras.

5. ESTABLECER UN LUGAR ÚNICO PARA SUS COSAS IMPORTANTES
Por ejemplo las llaves, el celular o su agenda. Designe un lugar para objetos que usualmente se utilizan todos los días, de esta manera no se estresará buscándolos antes de salir de su casa.

6. PLANEE ALGÚN EVENTO, COMO UNA CENA
Deberá pensar el menú, diseñar donde se sentará cada invitado, diseñar el centro de mesa y a lo mejor realizar invitaciones. Todo esto estimulará sus habilidades intelectuales y fomenta las interacciones sociales.

7. TOME UNA TAZA DE TÉ
El té tiene la mitad de cafeína que el café, además tiene antioxidantes los cuales son buenos para su cerebro.

8. PLANEE UN VIAJE
Los estudios indican que viajar es bueno para el cerebro, debido a que nos exponernos a diferentes culturas y a veces a diferentes lenguajes, quizás no lo aprenda pero pondrá empeño en hacerlo. En ocasiones un viaje a ciudades cercanas es tan estimulante como un viaje a lugares lejanos.

9. TOME UN CAMINO NUEVO TODOS LOS DÍAS Usualmente usamos el mismo recorrido para ir a trabajar o al shopping, trate de encontrar una forma diferente para hacer las cosas. Resolver problemas y aprender nuevas cosas aún si es a pequeña escala es bueno para su cerebro.

10. HAGA TRABAJO VOLUNTARIO
El trabajo voluntario es una excelente manera para salir de la rutina diaria y conocer nuevas personas y aprender nuevas habilidades o conocer nuevas cosas.


CONSEJOS PARA VESTIR Y ARREGLAR A UNA PERSONA CON ALZHEIMER
Todo cuidador de una persona con Alzheimer, se ha enfrentado en alguna ocasión a la difícil tarea de vestir y arreglar al enfermo. Te mostramos en este artículo algunas tareas que puedes realizar para que el enfermo se sienta más orientado.
– Colocar en el armario sólo la ropa de temporada, identificando con dibujos donde se encuentra cada prenda (calcetines, ropa interior o camisas). 
-Elegir con el enfermo que padece Alzheimer la ropa que va a ponerse al día siguiente, dejándola colocada en el orden en que deberá ponérsela.
– Hacer que el enfermo guarde sus cosas siempre en el mismo sitio. Así es más difícil que se le olvide y se evita que crea que se las han robado. Además, conviene tener una copia de los objetos personales más usados y necesarios por si acaso los pierde.
– Cambiar los botones y cremalleras por tiras de velcro y utilizar prendas de una sola pieza elásticas y no ajustadas.
– Es conveniente sustituir los zapatos de cordones por otros con cierre adhesivo, de suela antideslizante, sin tacones y de horma ancha.
– No anticiparse ni meter prisa. Dejar tiempo para que el paciente se vista él mismo y, si no es capaz, primero intentar darle órdenes sencillas sobre lo que debe hacer y recurrir a la imitación.
– No pensar que ya no puede hacer nada. Quizá el enfermo sea capaz de estirar el brazo para meter la manga, pero sólo necesita su indicación.
– Si el enfermo no se sostiene en pie o sentado, ponerle primero la ropa de la parte inferior mientras está en la cama; después, al incorporarle para sentarle en la silla, subirle las prendas. Así ya sólo quedará la ropa de la parte superior.
– Si es posible, terminar de arreglarle ante el espejo, lo que le ayudará a que sea capaz de reconocerse durante más tiempo.


Fuente: Serdomas


La OMS advierte que para el 2050 se triplicará la cifra de personas que padecen demencia
Con el objetivo de concienciar a la población sobre el creciente problema de salud publica que supone la demencia, la Organización Mundial de la Salud ha editado una infografía en la que se advierte que unos 50 millones de personas que padecen demencia en el mundo, y cada año se registran cerca de 10 millones de nuevos casos, y la previsión es que para el año 2050 la cifra actual se triplique.
De hecho, la demencia supone ya una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre las personas mayores en todo el mundo. La Enfermedad de Alzheimer la forma más extendida de demencia (entre el 60% y 70% de los casos), y su impacto tanto en los cuidadores, como en la familia y la sociedad puede afectar a la esfera física, psicológica, social y económica.
Más allá de lo que podría considerarse una consecuencia del envejecimiento normal, la OMS recalca que la demencia se caracteriza por el deterioro de la función cognitiva que afecta, entre otras funciones, a la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje o el juicio. 
La OMS también advierte en esta infografía que el deterioro de la función cognitiva suele ir precedido o acompañado por un deterioro del control emocional, del comportamiento social o de la motivación.
Y pese a todo ello, en la sociedad en general falta concienciación y comprensión hacia las personas que sufren demencia, que pueden llegar a ser víctimas estigmatización, lo que representa un obstáculo añadido para que acudan a los servicios de diagnóstico y atención.
Ante este panorama desde la OMS se establecen siete líneas de actuación y metas:
– La demencia como prioridad de salud pública

– Sensibilización y adaptación a la demencia

– Reducción del riesgo de demencia

– Diagnóstico, tratamiento, atención y apoyo de la demencia

– Apoyo a los cuidadores de las personas con demencia

– Sistemas de información sobre la demencia

– Investigación e innovación sobre la demencia
Por su parte, desde la ONU se advierte que cerca de 700 millones de personas en el planeta tienen ahora más de 60 años, y se prevé que este colectivo llegue a los 2.000 millones en 2050, lo que supone una de cada cinco, más de un 20% de la población mundial. 
Y es que la composición de la población mundial ha cambiado “de manera espectacular” en los últimos decenios, indica la ONU en un reciente estudio, debido fundamentalmente a que la esperanza de vida en todo el mundo ha aumentado de los 46 años de 1950 a los 68 años de 2010, y está previsto que aumente hasta los 81 años a finales de este siglo.
Fuente: Geriatricarea 

Escala de Deterioro Global

Una de las escalas clinicoevolutivas más utilizadas es la Global Deterioration Scale (GDS) (Reisberg, 1982)
GDS 1 Sin deterioro cognitivo/Normalidad

• No hay quejas subjetivas de pérdida de memoria.

• No se objetivan déficit de memoria en la entrevista clínica
GDS 2 Deterioro cognitivo muy leve/Olvido benigno senil

• Hay quejas subjetivas de pérdida de memoria, más frecuentemente en las siguientes áreas: 

a) Olvidos del lugar donde ha dejado objetos familiares.

b) Olvido de nombres familiares. 

• No hay evidencia objetiva de déficit de memoria en la entrevista clínica. 

• No hay déficit objetivo en el trabajo ni en situaciones sociales. 

• Actitud apropiada respecto a su sintomatología.
GDS 3 Deterioro cognitivo leve/Compatible con enfermedad de Alzheimer incipiente

• Primeros déficit claros. Manifestaciones en más de una de las siguientes áreas:

a) Se suele perder cuando viaja a lugares no conocidos.

b) Se evidencia su bajo rendimiento laboral. 

c) Se hace evidente la pérdida de palabras y nombres. 

d) Retiene relativamente poco material cuando lee un párrafo de un libro. 

e) Demuestra una disminución en el recuerdo de nombres de personas que acaba de conocer. 

f) Pierde o extravía objetos de valor. 

g) En la exploración clínica se puede evidenciar un déficit de concentración. 

•  Evidencia  objetiva  de  déficit  de  memoria  que  se  pone  de  manifiesto  en  una  entrevista  exhaustiva. 

• Disminución del rendimiento en las áreas laboral y social. 

• Empieza a negar los déficit. 

• Estos síntomas van acompañados de ansiedad leve o moderada. 

Nota: si  sólo  se  demuestra  alteración  de  memoria:  alteración  amnésica  atribuida  a  la  edad  (AMAE).  

Si  presenta otras  funciones  alteradas  pero  estables: deterioro  cognitivo  atribuido  a  la  edad  (DECAE).  

Si  los  déficit  son  progresivos:  demencia inicial. 
GDS 4 Deterioro cognitivo moderado/Demencia leve 

•  Déficit  evidentes  al  realizar  una  cuidadosa  historia  clínica.  

Los  déficit  son  manifiestos  en  las siguientes áreas: 

a) Disminución en el conocimiento de acontecimientos actuales y recientes. 

b) Puede presentar algún déficit en el recuerdo de su historia personal. 

c) Déficit en la concentración, que se hace evidente en la sustracción de series. 

d) Disminución en la capacidad para viajar, manejar las finanzas, etc. 

• No suele haber déficit en las siguientes áreas: 

a) Orientación en tiempo y persona. 

b) Reconocimiento de personas y caras familiares. 

c) Capacidad para desplazarse a lugares conocidos. 

• Incapacidad para realizar tareas complejas. 

• La negación es el principal mecanismo de defensa. 

• La respuesta afectiva se aplana y el individuo se retrae ante situaciones de mayor exigencia. 
GDS 5 Deterioro cognitivo moderadamente grave/Demencia moderada 

• El paciente ya no puede pasar sin algún tipo de ayuda. 

•  El  paciente  es  incapaz  de  recordar  detalles  relevantes  de  su  vida  actual,  por  ejemplo  su  dirección  o  número  de  teléfono  que  tiene  desde  hace  años,  los  nombres  de  parientes  cercanos  (p.  ej., sus nietos), de su escuela, colegio, instituto o universidad en que se graduó. 

• A menudo presenta desorientación temporal (fecha, día de la semana, estación…) o de lugar. 

•  Una  persona  con  educación  formal  puede  tener  dificultad  al  contar  hacia  atrás  desde  40  de  4  en 4 o desde 20 de 2 en 2. 

•  Las  personas  en  este  estadio  se  acuerdan  de  muchos  datos  importantes  referentes  a  ellos  mismos y a los demás. 

• Invariablemente saben su propio nombre y el de su esposa e hijos. 

•  No  requiere  ayuda  para  el  aseo  ni  para  comer,  pero  puede  tener  alguna  dificultad  en  elegir  qué ropa ponerse.
GDS 6 Deterioro cognitivo grave/Demencia moderadamente grave

• Puede olvidarse ocasionalmente del nombre de su esposo/a, de quien depende del todo. 

• No será consciente de acontecimientos y experiencias recientes. 

• Retiene algún recuerdo de su vida pasada, pero es poco preciso. 

• Generalmente, no es consciente de su entorno, ni en el tiempo ni en el espacio. 

• Tiene dificultad en contar de 10 hacia atrás y, a veces hacia delante.

• Requerirá asistencia en las actividades de la vida diaria, por ejemplo puede ser incontinente, precisará ayuda para desplazarse, pero ocasionalmente mostrará capacidad para trasladarse a lugares conocidos. 

• Frecuente alteración del ritmo diurno. 

• Con frecuencia distingue a las personas conocidas de las desconocidas. 

• Casi siempre recuerda su propio nombre.

• Aparecen cambios emocionales y de la personalidad. 

Éstos son bastante variables e incluyen:

a) Conductas delirantes, como por ejemplo, los pacientes acusan a su esposo/a de ser un impostor, hablan con figuras imaginarias de su entorno, o con su propio reflejo en el espejo. 

b) Síntomas obsesivos, como por ejemplo, la persona continuamente repite sencillas activi-dades de limpieza. 

c) Síntomas de ansiedad, agitación e incluso de conducta violenta que no existía hastaentonces.

d) Abulia cognitiva, como por ejemplo, pérdida de fuerza de voluntad por no poder mantenerla intencionalidad el tiempo suficiente para determinar cómo convertirla en acción. 
GDS 7 Deterioro cognitivo muy severo/Demencia grave

• En el curso de este estadio se perderán todas las habilidades verbales. Al principio de este estadio verbalizará palabras y frases muy concretas. Al final, no hay lenguaje sólo gruñidos. 

• Incontinencia urinaria. Requiere asistencia para el aseo y la alimentación. 

• A medida que avanza el estadio se pierden las habilidades motoras básicas, por ejemplo la capacidad para andar. 

• El cerebro ya no parece capaz de decir al cuerpo lo que debe hacer. Aparecen a menudo signosy síntomas neurológicos generalizados y corticales.
Fuente: Reisberg B y cols. (1982). Modificada por Tárraga L. (1999).

Alztivista

Las preguntas repetitivas en los pacientes con Alzheimer son muy frecuentes, y además son una característica de la enfermedad. El paciente olvida que ha hecho la pregunta y no ha grabado la respuesta, por lo que repite la pregunta.
Esta situación puede sobrecargar al cuidador y ser objeto de malas respuestas que, tras transcurrido el episodio, nos culpabilizarán. A continuación proponemos una serie de consejos ante esta frecuente situación:

1- Controlar el tono de voz al contestar una y otra vez las mismas preguntas, y hacerlo con frases cortas y sencillas.

 
2- Distraerlo con actividades diversas.

 
3- Intente que se sienta seguro; dígale que todo va bien y que usted se está ocupando de todo.

 
4- Dependiendo del paciente, decirle alguna mentirijilla.

 
5- Cantar o rezar con él.

 
6- Mantener la calma y responder a las preguntas pausadamente. Es preferible contestar orientando hacia acciones, hechos o situaciones inmediatas, que hacia referentes temporales o espaciales.

 
7- Hablar a la persona despacio, para que le resulte más sencillo entender y facilitar y que no tenga la necesidad de preguntar constantemente para poder comprender y recordar.

 
8- Responder a las preguntas con claridad, concretando las mismas lo máximo posible, de tal forma que sean lo menos ambiguas posibles.

 
9- Explicar las cosas de distintas maneras, por si alguna de ellas no es comprendida con claridad.

 
10- Tratar de responder sin enfadarse o sin argumentar.

 
11- Es mejor tranquilizar a la persona que intentar razonar o contestar a la misma pregunta varias veces. Se puede decir “no te preocupes, tú tranquila yo me encargo de eso”.

 
12- Proporcionar “ayudas a la memoria”; por ejemplo, tener un calendario a la vista de la persona, tener las cosas por las que la persona suela preguntar a la vista y bien ordenadas, tener escrito en un papel a qué hora hay que tomarse un medicamento o la respuesta a la pregunta que se repite…

 
13- La distracción es la mejor intervención para interrumpir las conductas repetitivas.
Fuente: knowalzheimer

Las cinco reglas para evitar úlceras por presión #UPP

Las cinco reglas para evitar úlceras por presión

Ten en cuenta estos puntos para prevenir correctamente la aparición de las úlceras por presión:

  1. Cuidado de la piel revisar, limpiar e hidratar la piel a diario.
  2. Disminuir la presión: estimular la actividad, hacer cambios posturales frecuentes y usar colchones y cojines especiales.
  3. Nutrición: aportar una dieta equilibrada, con abundantes líquidos y proteínas.
  4. Control de la incontinencia: aplicar productos para controlar la humedad y usar ropa de tejidos naturales.
  5. Apoyo sanitario: infórmese con el personal de enfermería y médico de su centro de salud, hospital o residencia.

Es importante detectar zonas rojas, rozaduras, ampollas y pérdida de la piel. Entre todos podemos prevenir la aparición de las úlceras por presión.

ALZtivista