Usted no pierde la oportunidad

Usted no pierde la oportunidad

Cuando usted tiene la oportunidad de Robar $0,05 (cinco centavos) sacando fotocopias personales en la fotocopiadora del trabajo, usted no pierde la oportunidad.

Cuando usted tiene oportunidad de Robar $0.30 llevando para su casa el lapicero del trabajo o del compañero, usted no pierde la oportunidad.

Cuando usted tiene la oportunidad de Robar $5.00 a la cajera que le dio de más en el vuelto del Super, usted no pierde la oportunidad.

Cuando usted tiene la oportunidad de Robar $15.00 de un artista comprando un DVD pirata, usted no pierde la oportunidad.

Cuando usted tiene la oportunidad de Robar $150.00 de Microsoft al descargar un windows crackeado en un sitio ilegal, usted no pierde la oportunidad.

Cuando usted tiene la oportunidad de Robar $1000.00 escondiendo un defecto de su carro al venderlo, engañando al comprador, usted no pierde la oportunidad.

Y usted no pierde ninguna oportunidad, hace tercera fila en la carretera, infringiendo la ley y robando el espacio de otro que si se levanto temprano para ir al trabajo, si puede robarse la señal del internet del vecino y ‘ahorrarse’ un par de dólares lo hace sin dudarlo, devuelve la cartera pero se queda el dinero, evade impuestos, paga sin factura, no paga horas extras ni vacaciones a su empleada domestica etc, etc, etc…

Bueno, si usted trabajara en el gobierno, y cae en sus manos la oportunidad de robar $1.000.000 es seguro que, como usted no pierde oportunidad, iría a aprovechar más esta oportunidad. Todo recae en una cosa de acceso y oportunidad.

Nuestro problema no son solo los políticos en el poder porque ellos son solo el reflejo de nuestra sociedad de mas de 6 millones de oportunistas educados en la permisividad e incluso justificación de la “vivianada”. Los políticos de hoy, fueron los oportunistas de ayer.
Va a ser dificil cambiar esto pero empieza por cada uno de nosotros. Por no hacerlo y por recriminar a quien nos cuente lo que hace.

La foto, un lápiz BIC robado. Fue la oportunidad de alguien.

(Adaptado del texto original de un brasileño, porque se comparte nuestra sangre latina)

Anuncios

¡Respetar la fe!

Seamos ateos o no, debemos respetar el hecho de que los demás hayan escogido como sustento de su vida determinada condición espiritual o algún tipo de credo. Cada creencia, así nos parezca absurda, merece un mínimo grado de tolerancia.

Tener una creencia en particular, más allá del fanatismo, es potestad de quien la profesa. Y en esa forma de pensar no hay que involucrar a terceros, sobre todo cuando esos ‘otros’ no desean participar de dicha filosofía.

Independientemente de nuestras posiciones personales, debemos respetar todas las posturas sobre el camino espiritual que hayan elegido los demás.

Eso no me lo estoy inventando hoy. De hecho, esa es la esencia de dos hermosas palabras de nuestro lenguaje: Respeto y Tolerancia.

Además, quienes redactaron los derechos humanos, en esas líneas dejaron claro que cada quien tiene libertad de pensamiento y de conciencia.

Eso también incluye la decisión de seguir una doctrina, así como el ser libre de manifestar su religión individual y colectivamente, tanto en público como en privado.

¡Nadie es más que otro!

Si bien estamos en mora de trabajar juntos para fomentar el respeto por las diferencias, yo no puedo pretender burlarme de alguien porque profese determinada práctica religiosa.

Ese concepto está claro, pero aún así es preciso ir con mucha cautela. Lo digo porque los extremos, como todos los excesos, se la pasan recurriendo a ‘proselitismos’ desfasados para imponer o arrebatar conceptos sobre la fe de la gente.

Respetemos a los que sean diferentes a nosotros. Que se crea o no en Dios no puede ser una pretensión para reducir a alguien al silencio, ni mucho menos para marginarlo. Tampoco es una excusa para sacarles dinero a los incautos o para ‘bombardearlos’ con nuestras formas de pensar.

La fe no se impone, ella se siente. Nadie puede de un modo arbitrario criticar las convicciones de los demás creyentes, ni tampoco ignorar la riqueza de las tradiciones religiosas.

Si no se es respetuoso de lo que la gente piensa sobre su Dios, se fomenta el resentimiento religioso.

Tal vez por eso durante los últimos años hemos visto episodios o desenlaces fanáticos y trágicos en el mundo, en donde se mata en nombre de la fe.

Yo no me preocupo porque existan muchas religiones. Eso es normal, entre otras cosas, porque hay distintas culturas. Tal vez la clave sería encontrar entre todas ellas una estrategia que coincida en el objetivo principal de cualquier individuo, que es el de ser buena persona y, por ende, estar dispuesto a ayudar a los demás.

Usted puede tener su propia comprensión de Dios, sin que por ello tenga que imponérselas a los demás. Tampoco se puede enojar porque los demás no avalen su tesis.

Aunque algunas opiniones puedan ser muy similares o contrapuestas, el hecho de querer plantear una relación con Dios es una búsqueda muy personal; es decir, cada quien la debe hacer por su propia cuenta.

¿Cuánto cuesta?
¿Cuánto cuesta una llamada telefónica para preguntar como estás papá, como estás mamá?
¿Cuánto cuesta una visita?
¿Cuánto cuesta que vayas a comerte la comida preparada por mamá?
¿Cuánto cuesta que le escuches sus repetidas historias?
¿Cuánto cuesta que le lleves un pequeño detalle?
¿Cuánto cuesta que le lleves a tu casa?
¿Cuánto cuesta que le hagas partícipe de tus planes?
¿Cuánto cuesta que le pidas un consejo?
¿Cuánto cuesta tenerles un poco de paciencia?
¿Cuánto cuesta pensar que llegarás a estar como ellos?
¿Cuánto cuesta que le acompañes en lo que ya no puede hacer por sí solo como lo hacían contigo cuando eras pequeño?
¿Cuánto cuesta que le digas lo importante que es para ti, que los quieres, que los amas?
¿Cuánto cuesta que te sientes a tomar un café con ellos?

7 trucos aprobados por la ciencia para mantener el cerebro joven 

7 trucos aprobados por la ciencia para mantener el cerebro joven 
¿Te ha sucedido que olvidas algo y un amigo lanza la típica frase de “ya estás viejo”? Bueno, tu amigo no está del todo equivocado, es un hecho comprobado que la perdida de la memoria está directamente relacionada con el envejecimiento.

Sin embargo, según puntualiza Amanda Gardner en una publicación de Time, existen algunas práctica aprobadas por la ciencia que podemos llevar a cabo para mantener nuestro cerebro siempre alerta y retrasar la llegada de algunos problemas relacionados con la edad y la memoria.
7 – Escribe

Estamos de acuerdo en que teclear es mucho más rápido que escribir a mano, pero diversos estudios apuntan a que aprendemos mejor cuando tomamos notas escribiendo a mano. Es más: cuando escribimos empleando letras cursivas – aquella que aprendimos en los viejos cuadernos de caligrafía – el resultado es mucho mejor.

Esto tiene lugar por qué escribir a mano nos obliga a procesar la información que estamos anotando, ayudando en el proceso de consolidación de la memoria. Además, pruebas realizadas con estudiantes indican que aquellos que acostumbran a escribir con letras cursivas resultan mejor en las pruebas de interpretación de texto y cometen menos errores de ortografía.
6 – Baila

Un estudio realizado en un grupo de ancianos reveló que aquellos que bailan entre 3 y 4 veces por semana presentaban una probabilidad de hasta 75% menos de desarrollar demencia cuando se comparaban con los que simplemente no bailan. Según los científicos que ejecutaron la investigación, esto atiende al hecho de que, además de que el baile sea una actividad compleja, se trata de un ejercicio aeróbico que mejora el flujo de sangre hacia el cerebro y, con eso, las conexiones cerebrales.
5 – Haz el aseo en casa

Nos referimos a actividades como lavar los platos, cocinar, limpiar, etc. Según un estudio, la ejecución de este tipo de actividades en el hogar está asociada con un menor riesgo de desarrollar enfermedades degenerativas. Esto porque dichas tareas son un aporte a las actividades físicas que deberíamos realizar diariamente para mantener el cuerpo y la mente siempre saludables.
Además, el estudio mencionado por el personal de Time reveló que el riesgo de desarrollar Alzheimer en las personas que no hacen ningún tipo de actividad física es dos veces mayor que en las personas que están todo el tiempo buscando qué hacer.
4 – Socializa

Ser partícipe de las actividades sociales, así como pasar tiempo en compañía de amigos y familiares, puede ser una de las mejores formas de mantener el cerebro siempre alerta – especialmente para los ancianos.
Según una investigación realizada por personal de la Universidad de Wisconsin, las personas más viejas con una amplia red de apoyo social mostraron mejores resultados en pruebas que medían la memoria y velocidad del procesamiento mental, indicando que la agilidad mental está relacionada con el desarrollo socia de cada individuo.
3 – Desafía tus límites

Ya sea con actividades físicas o mentales, lo importante siempre es desafiar los propios límites e intentar ir un poco más allá. Así, no basta con estar satisfecho al resolver crucigramas muy sencillos, sino que siempre debes ir aumentando el nivel de dificultad, por ejemplo. Además de esto, no seas conformista y camines 5 kilómetros, pero empieza anhelando correr esa distancia. Y cuando lo logres, corre 7, 10 y así sucesivamente. Lo importante es que siempre retes tus propios límites.
2 – Descansa

Pese a la necesidad de mantener la mente y el cuerpo siempre activos y al límite, no podemos olvidar que también se hace necesarios recargar energías. En este sentido, varios estudios apuntan que dormir entre 7 u 8 horas por noche puede ayudar a prolongarnos la vida, así es también que los problemas relacionados con la falta de sueño –– como la apnea y el insomnio – parecen relacionarse con el deterioro cognitivo.
Además de la importancia de dormir bien durante la noche, un estudio llevado a cabo por investigadores alemanes indica que tomar siestas – incluso si es apenas durante algunos minutos – durante el día puede tener un impacto positivo en la memoria.
1 – Juega

Un estudio llevado a cabo por investigadores franceses durante 20 años, concluyó que las personas que disfrutan el juego – como el ajedrez, el bingo, las damas, el Monopoly, etc. – presentan una probabilidad 15% menor de desarrollar demencia que aquellas personas a las que no les gusta jugar nada. Según los científicos, estas actividades pueden ayudar a crear una especie de “reserva” cognitiva que podría emplearse para retardar el surgimiento de problemas a medida que envejecemos.

Aparte, ya que estamos hablando de este tema, la idea también es válida para los rompecabezas y los juegos de video que desafían la capacidad mental de los jugadores. En una investigación realizada por científicos de la Universidad Estatal de la Florida, las personas que jugaban Portal 2 presentaron un mejor desempeño en la solución de problemas y en pruebas de persistencia, y demostraron tener una mejor conciencia espacial que aquellas personas que no jugaban.
Fuente: El Ciudadano 

20 Cosas que sólo Entenderás si Amas a tu Abuela

¡Ella me defiende de mi mamá!

1. Nunca encontrarás mejor confidente que ella
2. Los consejos de romance cobran sentido cuando ella te los da
3. No hay abrazo más reconfortante que los suyos
4. Cada que la visitas sientes que estás en el mejor lugar del mundo
5. Escuchar las historias de su vida te sirven de inspiración para mejorar la tuya
6. Es la primera en darte ese consejo de belleza que tanto necesitas
7. No existe nadie en el mundo que cocine mejor que ella
8. … ni nadie que te defienda mejor
9. Jamás será capaz de juzgarte y te va a querer seas como seas
10. En su casa NUNCA faltan dulces, galletas o comida
11. Siempre será generosa contigo
12. Cada que regresas de su casa vuelves sobrealimentado
13. No existe en el mundo alguien más tierna y amorosa que ella
14. Admiras la gran personaen la que se ha convertido
15. Te dice las cosas tal y como son, pero de la manera más amable
16. Todo el tiempo demuestra lo orgullosa que está de ti
17. Siempre está dispuesta a aprender cosas nuevas
18. Te encanta pasar tiempo con ella hablando y viendo fotografías
19. No te imaginas tu vida si ella no estuviera a tu lado
20. En pocas palabras… ¡ella es tu segunda madre!!!

Pensando en voz alta: A mi abuela…

A mi abuela…

Las personas que dejaron un legado en nuestra vida, nunca estarán ausentes, porque su recuerdo las mantiene presente. No hay que intentar olvidar, para evitar sentir dolor, el dolor solo nos recuerda que nosotros aun estamos vivos, y que por lo tanto debemos sacar fuerzas para seguir adelante, a pesar de no tener a nuestros seres queridos con nosotros. Miro esta fotografía de su rostro, en donde veo una delicada belleza en sus arrugas, y me parece increíble que al verla, en mis labios aun pueda ser perceptible la sensación de darle un beso en su mejilla, y decirle, ¨la amo mucho, abuela¨. De decirle que la que es guapa es guapa. Hoy desaría tanto poder darle muchos besos, sobar su pelo y abrazarla fuertemente y no soltarla nunca. Pero vivo con la confianza que algun día podré hacerlo por la eternidad. ¨La amo mucho, abuela¨ Gracias por todo….

http://douglasestrada.blogspot.com/2016/03/a-mi-abuela.html?m=1
ALZtivista

Líderes: Diez útiles consejos para los diez días más difíciles de tu vida

1. El día en que te sientas más deprimido, es el día en el que tienes que sonreír más, para que la gente que está deprimida a tu alrededor pueda ser contagiada por la felicidad de tu sonrisa.

2. El día en que más desanimado estés, es el día que en el que tienes que trabajar más duro, porque los resultados que obtendrás en tu vida solo dependerán de tu trabajo y no del ánimo que tuviste cuando trabajaste.

3. El día en que menos dinero tengas, es el día en el que tienes que vestir mejor y regalar más, para que te des cuenta que no hay nadie tan pobre que no pueda dar algo, ni alguien tan rico que no lo necesite.

4. El día en que más herido estés, es el día en que más tienes que perdonar, porque guardar una herida en tu corazón es como guardar un perro muerto debajo de la cama en que duermes.

5. El día en el que te sientas más humillado, es el día en el que tienes que levantarte, porque nunca se le ha esculpido una estatua ni se le ha levantado un monumento a alguien que se haya quedado postrado en el piso después de ser derrotado.

6. El día en que fracases, es el día en el que tienes que seguir intentando, porque el éxito sólo ocurre en un día, después de mil días de fracasos; y no sabes si el próximo día de intento es el día en el que obtendrás el éxito.

7. El día en que te sientas más solo, ve y hazle compañía a alguien, porque mientras esperas sentando que alguien llegue a acompañarte, alguien está sentado esperando por tu compañía.

8. El día en que sientas la duda más grande, debes actuar con la mayor fe, porque lo que sucede en nuestra vida es el resultado de lo que hacemos y no de lo que sentimos.

9. El día en que se te cierre una puerta, ve y toca otra, porque mientras alguien te desprecia, otra persona se muere por estar contigo.

10. El día que no puedas más, entrégale tu causa a Dios, porque cuando se acaben tus fuerzas empezarás a sentir las fuerzas de Dios en ti.