Poesía de los Ancianos 

Poesía de los Ancianos
Que pena es llegar a viejos.

Sin tener quien nos comprenda.

Los Hijos nos ven de lejos.

Los nietos no nos recuerdan.

Y con las piernas arrastras.

Y una terrible ceguera.

Caminamos paso a paso.

Arqueando las caderas.

Yo pido a la providencia.

Haber si de mi se acuerda.

Por que ya no puedo más.

Con esta horribles cadena.

Los hijos ya no nos quieren.

Los nietos ya nos desprecian.

Sin pensar que poco a poco.

Correrán la misma senda.

Nadie nos puede tener.

Tienen la casa pequeña

Pequeño es su corazón.

Y maltrecha su conciencia.

Y si por nosotros preguntan.

Ellos alegres contestan.

Llenos de satisfacción.

Están en la Residencia.

Es nuestra segunda casa.

Puesta por la providencia

En ella vivimos unidos.

En la alegría y la pena.

Esperando una visita.

De cariño que no llega.

Y si llega llega tarde.

Y el reloj parado queda.

Nos vamos para el otro mundo.

Agotados por la pena.
Anónimo 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s